¡Lámpara de agua y sal!

Tres filipinos inventaron un dispositivo, que resulta imprescindible en las regiones a las que no llega el servicio de electricidad: una lámpara que tiene una autonomía de ocho horas, y que solo necesita un vaso de agua y dos cucharadas de sal de mesa, para funcionar. Por otro lado, también ejecuta su funcionamiento con ayuda…