¿Qué es un corredor biológico?

Regularmente, las poblaciones de todo el mundo se enfocan en poner su granito de arena en favor del medio ambiente, con acciones que ayudan a evitar que se siga dañando al planeta. Esto ha provocado una reacción en cadena, en el que las personas pueden colaborar con su entorno, por medio del reciclaje o la utilización adecuada de los recursos.

Pero no todo lo que se realiza depende de la recolección o reutilización, también depende de la recuperación de espacios verdes y naturales, para que las acciones tomen efecto, y dentro de estas posibilidades de darle mayor importancia a un lugar natural, sin que se vea afectado, se diseño un modelo que ayuda al territorio y a las poblaciones que lo conforman: el corredor biológico.

imagen 1

Se le llama corredor biológico, a una región natural que se encuentra conectada entre sí, mediante una ruta donde puedan relacionarse poblaciones o flujo de especies. Estos corredores, regularmente son formaciones alargadas, que cuentan con zonas protegidas, como reservas naturales, parques nacionales o remanentes de los ecosistemas originales.

La estructura de un corredor biológico se integra de dos componentes: el núcleo y un corredor, propiamente dicho. El núcleo es la zona protegida, mientras que en un corredor, también conocido como matriz, se realizan diferentes tipos de tenencia de la tierra, por la cual se conectan las actividades económicas, esto, sin alterar la estructura del paisaje, generando el mínimo o nulo impacto negativo hacia el ecosistema.

Los principales objetivos de crear este tipo de corredores, es proteger el patrimonio natural y cultural en la región, manteniendo varios esquemas de protección, uso sostenible de vida silvestre, manejo forestal y cuencas hidrográficas. Por otra parte, también se busca un beneficio en la calidad de vida de los habitantes, al mantener una competitividad sostenible en la producción rural, con el fin de asegurar la seguridad alimentaria.

imagen 2

En México, se cuenta con algunos ejemplos de corredores biológicos, uno de ellos, es el Corredor Biológico Mesoamericano, que se extiende desde el Darien, en Panamá, hasta el sureste mexicano. En territorio azteca, éste opera desde el año 2002, mediante nueve pequeños corredores, y abarca los estados de Chiapas, Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Oaxaca.

Otro ejemplo se ubica en la zona centro del país, el Corredor Biológico Chinchinautzin; decretado en 1988, abarca 15 municipios y alcaldías en el Estado de México, Morelos y la Ciudad de México, cuenta con una superficie de 65 mil hectáreas e incluye los parques Lagunas de Zempoala y Tepozteco. Hasta el año 2016, se habían registrado 315 especies de hongos, más de mil 500 especies animales, entre anfibios, insectos y aves, y más de 700 especies de plantas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con estas acciones, se busca asegurar la conservación de los espacios verdes, mantener el flujo de bienes y servicios y promover el ecoturismo, acercando a miles de personas y promoviendo el cuidado del medio ambiente. Ahora que lo sabes, es momento de cuidar y preservar nuestra tierra, por el bien de todos los involucrados.

@PensemosVerdeMX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s