El carbón está matando a los chinos

Cuando hablamos de contaminación, regularmente recurrimos a los países en desarrollo y de tercer mundo, como un parámetro de lo que se está haciendo bien, pero también, de lo que no se debe hacer. Uno de estos países que suelen estar sujetos a medición por este problema, es China, y no de una forma agradable.

Este país asiático, considerado como una nación en desarrollo, ha sabido aprovechar todos los recursos posibles para convertirse en una potencia, sin embargo, ese sacrificio está teniendo consecuencias fatales. Prueba de ello, es la contaminación que viven los habitantes de la gran mayoría de las ciudades chinas, donde el intenso humo incluso oculta la luz del sol.

Y cuando analizamos a fondo los motivos por los que China es uno de los país más contaminados del mundo, aparece uno de los recursos derivados del petróleo, que se sigue usando a un gran nivel: el carbón.

TRABAJADORES CHINOS HACEN BRIQUETAS DE CARBÓN EN UNA FÁBRICA

China también es el principal productor de carbón en todo el planeta, en consecuencia, es su principal fuente de energía, se utiliza en dos terceras partes del país. Si comparamos las emisiones a nivel mundial, China produce el 40% del carbón de todo el mundo, mientras que, en la última década, ha ampliado su nivel de producción al doble.

Esta dependencia del carbón ha provocado que las ciudades industrializadas de China sufran de contaminación todos los días, inclusive, hay días en que el humo es tan denso, que ni siquiera se puede asomar la luz del sol. En cuanto a la salud se refiere, la contaminación del aire provoca la muerte de millón y medio de habitantes, lo que representa un promedio de 4 mil 400 personas, diariamente.

Desgraciadamente, tuvo que ocurrir una presión social y diplomático para que China pudiera tomar cartas en el asunto y tratar de revertir los efectos contaminantes del carbón en su país, por ello, ha realizado una fuerte inversión de dinero en impulsar la generación de energías renovables, entre ellas, la energía eólica y la energía solar. Además, buscan impulsar la producción de gas natural, para que todos dejen de depender del carbón.

In climate talks West would redefine rich and poor

Y aunque en los últimos años se han reducido los niveles de producción del carbón, la cantidad de emisiones que se liberan al aire sigue siendo mortal; por si fuera poco, no es fácil dejar a un lado la dependencia de este material, hay muchos intereses en el medio, la industria perdería miles de empleos, y además, los costos de producción y mantenimiento son más baratos que con energías renovables. Por estos motivos, China aún no decide dar el paso a una nueva forma de vida, sin depender del carbón.

Esperemos que, con el paso del tiempo, se siga apostando por fuentes renovables de energía en China, y comprendan, de una vez por todas, que el carbón es una bomba de tiempo que está matando el medio ambiente de toda una nación, y que se pueden aprovechar los recursos amigables, para beneficio de millones de personas.

Solar Power Looks to Expand In China's Growing Cities

Ahora que lo sabes, es momento de dejar de depender del carbón, por el bien del planeta y de las personas que habitan en él.

@PensemosVerdeMX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s