Contaminación por cigarro

Cada 31 de mayo, el mundo conmemora el Día Mundial sin Tabaco, con el fin de crear conciencia en las personas, sobre las terribles consecuencias de consumirlo. Los cigarrillos son el producto que contiene tabaco, que más se adquiere en el planeta, y se estima que más de mil millones de personas lo consumen.

Es de todos conocido que el consumo de tabaco es un problema de salud pública, y afecta considerablemente la vida de quienes entran en contacto con sus componentes, pero también existe otro problema, derivado de los miles de millones de cigarrillos que se adquieren, su desperdicio y el impacto al medio ambiente.

imagen 1

El problema más conocido del cigarro con el medio ambiente es el humo del mismo, el cual desprende los químicos hacia el aire libre, con una concentración aún peor que cuando se consume el tabaco. Esto representa un peligro para las personas que inhalan involuntariamente este humo, afectando su sistema respiratorio. Se estima que de las siete millones de muertes por tabaco al año, cerca de 900 mil, son no fumadores expuestos al humo.

El problema ambiental del tabaco inicia con su fabricación, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el cultivo de tabaco requiere de grandes cantidades de plaguicidas y fertilizantes tóxicos que pueden contaminar suministros de agua; también, los cultivos utilizan 4.3 millones de hectáreas de tierra al año, por lo que es responsable del 4% de la deforestación del planeta. Estos datos son una estimación, ya que las cifras reales, ni son expuestas por los productores de tabaco, por obvias razones, ni llevan un control por parte de las autoridades.

imagen 2

Otro dilema a considerar son los desechos que deja la producción y el consumo del cigarro; solo por su producción, el tabaco es responsable de dejar dos millones de toneladas métricas de desechos sólidos y 200 mil toneladas de desechos químicos, así como el desperdicio de seis billones de litros de agua. Tras su consumo, se estima que dos de cada tres cigarrillos son tirados en la calle, es decir, 4.5 billones, desde el año 2000. Las colillas suman un peso de 680 millones de toneladas, pueden tardar en degradarse hasta 25 años, tiempo suficiente para liberar los sobrantes de más de cuatro mil químicos que afectarán el aire, el suelo y el agua.

Se ha intentado de todo para evitar que se consuma el cigarro, aumento de precio, impuesto al tabaco, representaciones gráficas de las consecuencias, retiro de publicidad, y ayuda profesional y psicológica, para evitar que las personas mueran por ello. Es momento de hacer lo propio, con un enfoque orientado al planeta, dejando de consumirlo, ayudando a una persona con tabaquismo a dejarlo, tirando las colillas a la basura correctamente, o creando proyectos para reciclarlos y mitigar el impacto, como ya se está experimentando en algunas instituciones a nivel mundial.

imagen 3

Ahora que lo sabes, es momento de dejar el tabaco que tanto daño hace, y evitar que otras personas caigan en ello, por el bien de la salud del ser humano, y del medio ambiente.

@PensemosVerdeMX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s