Los monos que se volvieron amarillos

Uno de los animales que más se caracteriza en la zona central del continente americano, es el mono aullador. Esta especie se caracteriza por ser de movimientos lentos, en consecuencia tienden a permanecer en un solo lugar durante mucho tiempo, y su alimentación está basada en hojas, frutos y flores, así como néctar.

Durante mucho tiempo, una de las características que identifican mejor al mono aullador, es su pelaje, de aspecto negro o marrón, el cual, le ayuda a escabullirse de los depredadores y perderse entre la maleza. Sin embargo, en los últimos años, tanto pobladores como asociaciones protectoras de animales, se han dado cuenta de que la piel ya no es la misma de antes, e incluso, es más notoria de lo que parece.

imagen 1

Desde el año 2013, la población del mono aullador, que se encuentra en los bosques tropicales de Costa Rica, que es grande, se ha visto alterada en el color de su pelaje, pasando del característico marrón a un color amarillo, mismo que se puede ver en algunas partes de su cuerpo, y que, con el paso del tiempo, va en aumento.

En 2018, un equipo de investigadores de España, ha llevado a cabo un estudio para deliberar el motivo de este cambio repentino, y tras realizar los estudios correspondientes, se descubrió que el origen de este raro fenómeno se debe a las actividades del ser humano, tal y como ocurre con casi todos los daños ambientales.

Este estudio, realizado por miembros de la Estación Biológica de Doñana y publicado en la plataforma ScienceDirect, fue al fondo de la modificación de la melanina de los monos, para ello, tomaron varias muestras de pelaje de los primates, con la pigmentación natural y la pigmentación modificada.

imagen 2

Tras analizar las muestras, se comprobó la creación de feomelanina, un tipo de melanina modificada que se caracteriza por tener tonalidades amarillas, rojizas o naranjas, y ésta contiene azufre. Los bosques donde habitan los monos aulladores se encuentran rodeados de cultivos, y éstos son rociados con pesticidas, que contienen el químico antes mencionado.

Con esta explicación, los ejemplares de monos, al estar en comunión con este tipo de ambiente, se exponen a que el azufre entre en contacto con ellos y produzca una modificación en sus células, lo que, a su vez, genera la feomelanina y obtenga el color amarillo que han tenido últimamente.

Esta alteración de su pelaje tiene graves consecuencias para los monos, ya que su color amarillo lo puede delatar dentro del bosque y ser blanco fijo de depredadores, como los jaguares, por tanto, su vida está en constante peligro. Por desgracia, estos aspectos no lo tienen en cuenta los habitantes y cultivadores de la zona, ni siquiera podrían imaginarse del daño que le están provocando a la especie, esperamos que las autoridades tomen cartas en el asunto y puedan encontrar un equilibrio para que no afecten, aún más, las condiciones en las que viven y puedan realizar sus vidas, en completa paz.

imagen 3

Ahora que lo sabes, es momento de defender a los monos aulladores del impacto negativo de los seres humanos, y ayudar a que puedan vivir en tranquilidad, por el bien de ellos y del medio ambiente.

@PensemosVerdeMX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s