Vivir en la ciudad afecta tu sueño

el

Hace unos 100 años, sin importar el lugar en el que estuvieras, podías voltear al cielo de la noche y ver cada una de las estrellas de la Vía Láctea. Todo ha cambiado desde el auge de la industrialización, en las ciudades las luces ofuscan el cielo nocturno, los gases de invernadero tapan la atmósfera y rara es la ocasión en la que se pueden distinguir las estrellas.

Con esto los humanos han perdido los patrones a los que estaban acostumbrados, incluidos los de sueño.

Las megaciudades son un fenómeno reciente, pero con un crecimiento exponencial. Una megaciudad es una aglomeración territorial urbana en la que habitan por lo menos 8 millones de personas, por ejemplo, Ciudad de México, Nueva York, Río de Janeiro, Seúl o El Cairo. Se estima que para 2030 será un tercio de la población mundial la que viva en  megaciudades.

imagen 1.jpg
Debido a la alta concentración de personas, comercios, autos y edificios, las megaciudades enfrentan problemas ambientales severos. Distintos tipos de polución prevalecen en estas urbes: contaminación del aire, insalubridad, contaminación sonora y lumínica, entre otras más con repercusiones sobre sus millones de habitantes.

Los humanos somos parte del medio ambiente, afectamos y somos afectados por el mismo. Diversos estudios sugieren que los habitantes de megaciudades son más propensos a padecer de enfermedades mentales como ansiedad, depresión, estrés e insomnio debido a las condiciones del ambiente.

Una encuesta de la Universidad de Stanford mostró que el 29% de las personas en grandes ciudades tenían problemas de sueño.

imagen2.jpg

Los seres vivos son dependientes de ciclos naturales que están sincronizados con el medio ambiente: la luz del día y la noche, químicos en el aire, nutrientes en los alimentos,  temperatura, etc. Cualquier disrupción de estos factores puede tener impactos negativos.

Los humanos y demás organismos son dependientes de los Ritmos Circadianos, los cuales son regulados por la luz y la oscuridad, y a través de los cuales se regula la melatonina. La exposición a la luz durante el sueño inhibe la producción de melatonina, lo que ocasiona cansancio, estrés, insomnio e incluso enfermedades cardiovasculares.

imagen3.jpg

Otro tipo de contaminación que deteriora nuestro sueño es la sonora, en otras palabras, el ruido. Aunque invisible, el ruido de las megaciudades es un mal latente, claxons, construcciones, aviones y fiestas ocasionan malestares en los seres vivos. Por ejemplo, los murciélagos cuya orientación depende de un mecanismo llamado “ecolocalización” encuentra mucha dificultad para orientarse debido al ruido.

También, claro está, el ruido es una forma de impedir el sueño.

La sobreestimulación y contaminación de las megaurbes está ligada a su frenético y desmedido crecimiento. Las megaciudades son los centros de la globalización, del crecimiento económico y de la vida basada en el consumismo, a su vez son territorios que cada vez se vuelven menos aptos para la subsistencia de la vida en general.

@PENSEMOSVERDE

Fuentes:
Globe at Night
Healthline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s