Los efectos de la contaminación en la salud mental

el

La relación entre las enfermedades respiratorias y cardíacas con la contaminación ha sido objeto de estudio por un largo tiempo. Sin embargo, ¿sabías que la contaminación también puede provocar problemas de salud mental?

El smog del tráfico y los escapes industriales puede causar serias problemáticas como la demencia y el deterioro cognitivo cerebral. Según las investigaciones de diversos científicos, las personas que se exponen a más contaminantes tienen altas probabilidades de desarrollar demencia.

La materia particulada PM2.5 podría entrar al cerebro por medio de los nervios olfativos y afectar directamente a las neuronas.

Además, la contaminación del aire podría ser un factor de riesgo para quienes padecen enfermedades crónicas como el Alzheimer. Un ejemplo de esto es una investigación de la Universidad de California sobre la ciudad de San Francisco, la cual determinó que el alto nivel de contaminación influye en los problemas de salud mental. En dicha investigación se concluyó que las personas que viven en áreas más contaminadas tienen una probabilidad 10% mayor a padecer demencia que las personas que viven en entornos limpios.

La contaminación atmosférica también fomenta la pérdida de memoria y la inflamación crónica. De hecho, a medida de que el PM2.5 aumenta, la memoria episódica disminuye, según un estudio aplicado a mil mujeres. Entre el 10 y 20% de la disminución de la memoria se relacionaba con una contracción cerebral similar a la provocada por el Alzheimer, causada por la contaminación.

En otro estudio llevado a cabo en Europa, se concluyó que la exposición prolongada a ambientes contaminados contribuye al deterioro cognitivo, la reducción de conciencia espacial y a la incidencia de la demencia en personas mayores. Por lo tanto, vivir en un espacio contaminado puede fomentar las enfermedades relacionadas con la salud mental.

Es por esto que es de vital importancia tomar acciones que mejoren no sólo la calidad del aire, sino nuestra propia calidad de vida.

Fuentes: revistaciencia, cambio16, nationalgeographic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s